Cada vez son más las personas que recurren a traductores a la hora de traducir documentos en otro idioma, por lo que está aumentando la oferta de traductores automáticos. Las agencias de traducción en Madrid recalcan la importancia de contar con traductores profesionales y no confiar en que una traducción realizada por una máquina, como los traductores online, será totalmente correcta.

Quizás el traductor de Google sea uno de los traductores online más conocidos, pero junto a él, cada día surgen nuevas webs, aplicaciones y dispositivos al alcance de los usuarios que prometen inmediatez en las traducciones. En la inmediatez radica su éxito, pero no todo el mundo es consciente de las consecuencias que puede acarrear el utilizar este tipo de métodos en lugar de acudir a agencias de traducción en Madrid especializadas.

En la actualidad, gran cantidad de empresas reciben a diario correos electrónicos o documentación en otro idioma. Muchas confían en los traductores automáticos, primero para entender el mensaje y después para proceder a emitir una respuesta rápida. Las agencias de traducción en Madrid como Enai hacen hincapié en primar la exactitud ante la inmediatez, y es que quizás hemos podido contestar al momento a un correo importante, pero si no recurrimos a un traductor profesional y confiamos en los métodos online, nos arriesgamos a tener una traducción incorrecta que puede dar lugar a malentendidos e incluso pérdidas graves de reputación y dinero.

Uno de los principales argumentos en contra del uso de traductores automáticos es que una máquina no puede entender el sentido de algunas palabras y frases como un ser humano, por tanto, no puede llegar a reemplazar la figura de las agencias de traducción, que cuentan con personal especializado. Es cierto que las máquinas de traducción pueden ser una opción para “salir del paso” si no hay posibilidad de contar con un profesional cualificado y se trata de traducir palabras o frases cortas. No obstante, hay que asumir que no tenemos un 100% de fiabilidad en la traducción si recurrimos a ellas, por lo que las cuestiones importantes es mejor dejarlas en manos de una agencia de traducción en Madrid especializada.