Los profesionales que ejerzan como traductor oficial o traductor jurado tienen una serie de obligaciones para cumplir con las expectativas del cliente. Todos negocio sabe que el cliente es el centro, por ello imprescindible cuidar de él para que vuelva y las empresas de traducción son conscientes de ello.

La agencia de traducción Enai enumera a continuación cómo debe ser la actitud del traductor oficial respecto al cliente:

  • El traductor oficial deberá informar al cliente de todos los pasos que tiene que realizar sobre las gestiones para las que precisa la traducción jurada.
  • Es necesario que un traductor jurado o traductor oficial profesional esté al tanto de los procedimientos que suelen seguirse en los casos con los que habitualmente trata. De forma que, cuando un cliente que se sienta algo perdido y le pida asesoramiento éste pueda orientarle sobre los pasos a seguir.
  • Por supuesto que el traductor jurado o traductor oficial no tiene mayor obligación que la de realizar su trabajo, pero un profesional va más allá. Si además puede asesorar al cliente sobre dónde se pone la apostilla o dónde se realizan las legalizaciones, éste le estará muy agradecido y le confiará futuros proyectos.
  • No hay que olvidar que el traductor jurado o traductor oficial representan a menudo para el cliente el eslabón intermedio entre él y la burocracia en la que se ve implicado para tramitar sus documentos.