Hoy en día es cada vez más fácil conseguir comunicarte con cualquier persona en prácticamente cualquier idioma gracias a la proliferación de traductores online. Y dentro de todos ellos destaca el de Google, pero siempre surge alguna duda. Traductor de Google: cuándo utilizarlo y cuándo no.

El traductor de Google

Cada día son más las personas que usan a diario este conocido traductor. Es cierto que puede ser de una gran ayuda cuando necesitas comprender un correo electrónico que has recibido en un idioma que no dominas demasiado o para hacerte una idea de qué significa un texto que estás leyendo, ya sea en un documento o en una página web.

Pero lo que mucha gente no se da cuenta es que hay determinados usos para los que no es recomendable su utilización, y que es mejorar recurrir a agencias o profesionales de la traducción.

Cuándo usarlo y cuándo no

Es cierto que se ha convertido en una herramienta fundamental para todas las personas que deben manejarse en una lengua que no es su nativa, ya sea para correos personales como para documentos empresariales. Pero seguro que en alguna ocasión, aunque no tengas demasiada idea del idioma al que estás traduciendo, el texto resultante no te suene demasiado bien o te parezca demasiado literal.

Su uso es de utilidad si lo que quieres es consultar la traducción de una palabra concreta o, incluso, para llegar a comprender, de una forma general, el contenido de un mensaje. Sin embargo, si tu idea es crear una página web que deseas que tenga una proyección internacional, traducir un folleto para que lo lean posibles clientes, o crear un manual o un contrato, no debes caer en el error de utilizar esta herramienta.

Debes tener en cuenta que en cada país se utilizan unas expresiones totalmente diferentes. Esto implica que no se puede realizar una traducción literal, ya que puede perder todo su significado y se pueden convertir en graves errores gramaticales.

No te puedes preocupar únicamente por el diseño del documento o de la página web, el contenido es de las cosas más importantes, y debe cumplir una serie de normas de expresión escrita y comprensión lectora, esto significa, coherencia, cohesión y adecuación.

Cada apartado debes asegurarte de que contenga un texto que congenie a la perfección con el tema que se está tratando, debe quedar perfectamente ligado pero, además, debe siempre cumplir unas normas de corrección ortográfica.

La respuesta resumida a la pregunta Traductor de Google: cuándo utilizarlo y cuándo no básicamente se reduce a que lo utilices para tareas de comprensión o para obtener una traducción rápida, pero si lo que buscas es algo formal, algo que te represente a ti o a tu empresa, es mejor recurrir a profesionales de la traducción.