?>

La traducción jurídica se trata de la traducción de textos especializada en el campo de la ley. Como la ley es un campo que depende de la cultura, traducir este tipo de textos no es algo que pueda hacer cualquiera, es necesario contar con expertos como los de nuestra agencia de traducción en Madrid.

De hecho, hay traductores que pueden tener un gran conocimiento de un idioma pero que no sabrían qué hacer o decir en estos casos. Por regla general solo podrán llevar adelante esta labor personas que estén especializadas en jurídica.

Esto tiene una razón de ser. En el caso de que hubiera una mala traducción en un apartado de un contrato esto podría llevar a que se levantaran demandas legales y pérdida de dinero para la persona que lo ha presentado.

Y nadie quiere que sus clientes se enfrenten a estos problemas, ¿verdad? La traducción jurídica también está presente en certificados de verificación, declaraciones de testigos, fideicomisos, testamentos, documentos de migraciones, etc.

Para traducir un tema de derecho, el traductor tendrá que considerar varios aspectos antes de comenzar. El texto de llegada debe ser redactado para que puedan entenderlo personas que pertenecen a otro sistema legal, ya que será hecho para otro país con distintas leyes.

En la mayoría de documentos de escritura legal y sus contratos se tendrán que establecer los derechos y deberes de las personas.

Hay que tener en cuenta que la traducción jurídica es un trabajo fino y delicado. Es por eso que en muchos lugares si no tienes la certificación de un traductor con título el documento carecerá de valor legal.

Por otro lado, la persona que desempeña el trabajo debe tener un mínimo entendimiento internacional sobre el país al que está traduciendo. Para conservar la armonía entre países, los documentos públicos se redactan solo para ese país.

En el caso de que se haga alguna traducción para utilizarse en otro, esta tendrá una función meramente informativa. En el caso de tratados internacionales los documentos no se harán en una sola lengua sino en varias.

Qué lugar ocupa la traducción jurídica en España

Una gran parte de la traducción jurídica de España es a su vez traducción jurada. Este es el caso de los documentos que necesitan ser presentados frente a una entidad y sin una certificación no pueden hacerlo.

Este traductor jurado traduce, firma, certificado y sella el documento a presentar.

Traductor jurídico: funciones

Dominar todos los aspectos que tengan que ver con la traducción profesional.

Estar familiarizada con la normativa vigente del país para el que traduce.

Tener capacidad para adaptar el texto al país de destino sin incurrir en falta de coherencia con el original. Práctica difícil y peligrosa en algunos casos.

Ser especializados en Derecho.

Lo mejor para estar seguro de que no incurrimos en ningún problema grave a la hora de presentar un documento traducido es encontrar un profesional respaldado por una buena marca y una cualificada certificación.

Esto te ayudará a sentirte más tranquilo y sobre todo a no temer problemas futuros. Solicita tu presupuesto online para empezar con la traducción.