En un mundo cada vez más global, los servicios y agencias de traducción son cada de vez de mayor importancia para el futuro de todos. Desde el punto de vista laboral o comercial, establecer adecuados canales de comunicación entre el trabajador, la empresa y el consumidor final de los productos se ha convertido en una de las piedras angulares de cualquier proyecto empresarial. Esto nos lleva a plantearnos la cuestión de cómo podemos saber si estamos contratando a una buena agencia de traducción o por el contrario estamos dejando en manos inexpertas nuestro bien más preciado.

Principales características de una agencia de traducción solvente

Internet ha traído consigo una gran democratización del uso de bienes y servicios, existiendo una gran competencia por la captación de clientes. Esto, que en un primer momento supuso una mejora de producto y precio final, se ha convertido, debido al intrusismo laboral generalizado, en un problema. En este mundo han florecido diversos profesionales y empresas que son capaces de traducir, escribir, redactar o corregir cualquier texto de cualquier idioma y para cualquier objetivo. Además te lo hacen por poco dinero y en poco tiempo. ¿Parece genial, no es cierto?

El problema radica cuando deseamos un resultado profesional. Nadie vende una gallina más barata que los propios huevos por lo que si buscamos para nuestra traducción servicios poco fiables es más que probable que acabemos muy decepcionados.

Por ello, algunas de las garantías que debe darte un servicio de traducción de texto deberían ser:

– Un contrato oficial, firmado y registrado, donde se establezcan todos los parámetros, fechas de entrega, precios y condiciones del trabajo, entre otras cosas. También es importante que tanto la empresa como el cliente respeten dicho contrato. No olvidemos que para que podamos exigir, hemos de cumplir.

– Portafolios visible desde su propia página. Observar como se han llevado a cabo otros trabajos así como opiniones de otros clientes nos aporta cierta garantía de profesionalidad y tranquilidad con el resultado final.

 Experiencia. Salvo en contadas ocasiones, empresas que llevan mucho tiempo en el sector de la traducción y siguen en primera línea de competencia suelen ser fiables y solventes en sus trabajos. Dada la presión existente y la atroz competencia, las menos profesionales simplemente desaparecen.

– Tecnología de vanguardia. Otra diferencia entre buenas agencias de traducción y las que no lo son es estar al día en lo que a tecnología se refiere. Desde programas optimizadores, sistemas alternativos, formatos, equipos físicos hasta actualizaciones del personal, las agencias punteras en calidad y buen servicio están a la última en este sector. Si tenemos que explicarles nosotros que queremos y cómo hacerlo, no estamos en buen camino.

Elementos a vigilar cuando una agencia de traducción nos entrega un trabajo

Para explicar este punto cojamos como ejemplo una campaña publicitaria al azar. Vamos a imaginar que hemos encargado una traducción de una serie de anuncios televisivos y radiofónicos ya grabados de nuestro producto principal para mejorar el desembarco en otro país de nuestra empresa.

Sin duda debemos vigilar que la traducción haya captado fielmente el mensaje de dicho anuncio. En ocasiones, algunas traducciones si son demasiado literales, pueden alterar el mensaje del anuncio en cuestión. Por ello, una agencia de traducción solvente cuidará mucho este tipo de detalles ya que traducir no es solo sustituir palabras de un idioma a otro. Traducir es mucho más. Entender bien el significado de expresiones locales, saber localizar geográficamente la zona donde se va a usar dicho anuncio o mantenerse totalmente fiel al texto son detalles que marcan la diferencia entre lo excelente de lo burdo y aportan valor añadido.

Por ello, encontrar una buena agencia de traducción, que presente avales en solvencia y seriedad, conseguirá transmitir de nosotros y nuestra empresa una imagen de calidad, seriedad y responsabilidad.