Un buen servicio de traducción es indispensable cuando se acomete la internacionalización de una empresa, y no sólo por la necesidad de negociar en otro idioma. Si de lo que se trata es de convencer al cliente de nuevos mercados, no basta con conocer su lenguaje sino que hay que tener en consideración los matices culturales de cada zona concreta. Aunque parece algo obvio, es una máxima que algunas grandes marcas comprendieron sólo tras cometer grandes errores de traducción en marketing.

La clave para evitar malentendidos con una misma palabra (o dos palabras fonéticamente similares) que significa cosas muy dispares dependiendo de un país u otro, o para no meter la pata con expresiones que pueden dar lugar a error, es contar con una buen agencia de traducción que contribuya a lanzar con éxito un producto o servicio más allá de nuestras fronteras. Como se puede apreciar a continuación, hasta las mejores multinacionales han cometido errores de bulto por no contar con asesores cualificados.

Algunos errores históricos en marketing

1. Mitsubishi Pajero. Uno de los casos más conocidos es el de la marca japonesa, que no tuvo en cuenta las connotaciones del nombre de este todoterreno antes de promocionarlo en el mercado hispanohablante. La compañía rectificó y el vehículo se lanzó como Mitsubishi Montero.

2. Nissan Moco. Otro empresa automovilística japonesa, en este caso Nissan, patinó al denominar Moco a uno de sus modelos, que además estaba disponible en color verde. Para rematarlo, la campaña en Japón anunciaba: «El Moco lo puedes guardar en cualquier sitio».

3. Mazda Laputa. El sector del automóvil es un filón a la hora de encontrar errores en la estrategia de marketing. En este caso, no hace falta explicar demasiado el origen de la controversia. No llegó a venderse en España, pero sí en Estados Unidos, donde causó un gran revuelo entre la población hispana.

4. KFC. A la marca de comida rápida no le sentó muy bien su aterrizaje en China a finales de los años ochenta. Los traductores que contrató entonces transformaron el mensaje ‘Finger-lickin’ good’ (‘Para chuparse los dedos’) por otro más macabro y poco sugerente: ‘Cómete tus dedos’.

5. Coca-Cola. Imaginamos el estupor que produjo en China su presentación como ‘Ke-cou-Ke-la’, que podría traducirse como ‘Yegua rellena de cera’. La multinacional se dio cuenta de su error cuando ya había impreso miles de carteles publicitarios que corrigió artesanalmente para modificar el eslogan por ‘felicidad en tu boca’.

6. Pepsi. Los especialistas en marketing de la competencia tampoco estuvieron acertados cuando utilizaron en su lanzamiento en Taiwán su eslogan ‘Pepsi Brings You Back to Life’ (lo que en España se conoció como ‘Vuelve a la vida con la Generación Pepsi’) y allí se entendió literalmente como ‘Pepsi resucita a tus ancestros’.

7. American Airlines. Curioso mensaje promocional el que envió la compañía aérea al trasladar sin matices su ‘Fly in leather’ como ‘Vuela en cueros’ en México. Suponemos que ningún pasajero llegó a aceptar la sugerencia.

8. Electrolux. Tampoco estuvo afortunada la compañía de aspiradoras en su publicidad en Estados Unidos. Utilizó la expresión “Nothing sucks like Electrolux”, cuando allí el verbo ‘suck’ (succionar) tiene connotaciones negativas y se traduce como ‘apesta’.

9. Clairol. La llegada a Alemania de su rizador de cabello ‘Mist Stick’ se vio empañada por un ‘pequeño’ detalle que el equipo de marketing no tuvo en cuenta. Y es que en alemán ‘mist’ significa estiércol. ¿Y quién quiere comprar un ‘palo de estiércol’?

10. Mango. Y para finalizar, una empresa española. La marca catalana no se complicó la vida y en la versión francesa de su web tradujo literalmente el nombre de sus ‘esclavas’ sin tener en cuenta que este término en el país vecino no se utiliza además para un tipo de pulsera.