Los traductores jurados reciben muchas solicitudes de traducción jurada de documentos que entran dentro del ámbito del Derecho Civil.

Las sentencias de divorcio a menudo precisan de un traductor jurado para poder presentarlas ante los tribunales españoles.

En España existe la figura de la sentencia definitiva y de la sentencia firme. Sin embargo, esto no es así en otros países. En particular, en los países anglosajones se habla del divorce decree.

Éste puede ser: decree nisi, sentencia de divorcio condicional, o también puede ser divorcio en firme: absolute/final divorce. Otra fórmula común con la que se encuentran los traductores jurados en las sentencias a traducir es el final judgment of dissolution of marriage: sentencia definitiva de disolución de matrimonio.

Es por tanto fundamental que el cliente contrate a un traductor jurado con experiencia en traducción jurídica y con conocimientos sólidos en ese campo, ya que en caso contrario pueden encontrarse con problemas en los tribunales por una mala traducción jurada.