Si has llegado hasta aquí, es porque tienes dudas sobre qué es un traductor jurado, qué hace o cómo puedes llegar a convertirte en uno (si es así, te damos la bienvenida a una de las profesiones más bonitas del mundo). En Enai queremos ayudarte a disipar esas dudas y analizar en profundidad las características del trabajo de estos artistas del lenguaje y el sistema jurídico.

✍ ¿Qué hace un traductor jurado?

Un traductor jurado es aquel que se encarga, no solamente de traducir, sino también de añadir su firma y sello para que una traducción jurada tenga validez legal. Te preguntarás: ¿por qué su firma y sello vale para acreditar una traducción jurada y no la de un traductor “normal”?

Esta es la razón: un traductor jurado ha aprobado un examen convocado por el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación (MAEC) y, por lo tanto, tiene un título oficial y queda autorizado por el Estado para ejercer esta profesión.

Cualquier traducción de un documento oficial que deba ser reconocido por la Administración tiene que haber sido realizada por un traductor jurado; de no ser así, el documento no podrá ser admitido.

dedicarse a la traducción jurada

Solicita tu presupuesto online aquí

✍ ¿Qué habilidades debe tener un aspirante a traductor jurado?

Como te puedes imaginar, un traductor jurado debe tener un gran conocimiento sobre el Derecho y su lenguaje. No son raros los casos de abogados u otros trabajadores del sector que, con un dominio completo de dos lenguas, han decidido dedicarse a la traducción jurada.

Recalcamos lo de dominar tanto ambas lenguas como el tema que vamos a traducir, ya que un traductor jurado da fe de que lo que ha traducido es exactamente lo que se quería decir en el documento original. Cualquier error nos puede ocasionar graves problemas.

En España contamos con muchísimas universidades que ofertan grados en Traducción e Interpretación, para aquellos que deseen iniciar una carrera en esta magnífica profesión. Podrás encontrar multitud de combinaciones de idiomas: traductor inglés-español, traductor español-francés, traductor alemán-español, etc.

De todas formas, te recordamos que no te valdrá con graduarte para ser traductor jurado (ni siquiera con un postgrado o máster). Es necesario aprobar el examen para traductor jurado del MAEC para poder desempeñar este trabajo.

➞ Me quiero presentar al examen de traductor jurado: ¿qué puedo hacer?

El MAEC suele presentar una convocatoria del examen oficial cada año, pero no todos los años podremos examinarnos de todos los idiomas: hay veces que se ha llegado a ofertar solamente plazas para traductor jurado en inglés, mientras que en la última convocatoria se ofertaron treinta y seis idiomas (tan distintos entre sí como el neerlandés, el urdu o el albanés).

Se trata de un examen de gran dificultad (en la última convocatoria solamente aprobaron 7 candidatos), que consta de tres ejercicios: un test de 50 preguntas relacionadas con la gramática española y terminología jurídica y económica, una prueba con tres traducciones (tanto directa como inversa) y, por último, un examen de interpretación jurada.

Además, para poder presentarte al examen tienes que contar con ciertos requisitos, como ser mayor de edad o poseer un título del nivel 2 o 3 del Marco Español para la Educación Superior. Si buscas más información sobre el examen, echa un ojo al artículo que le dedicamos en nuestro blog.

técnicas de traducción

Contacta con nosotros aquí

✍ La traducción jurada y qué la hace especial

Se trata de una de las disciplinas más difíciles dentro del sector de la traducción, ya que el lenguaje administrativo tiene una terminología difícil y unos giros enrevesados que requieren de gran habilidad para poder traducir un texto con el vocabulario idóneo y la estructura correcta.

Por si fuera poco, las técnicas de traducción en esta especialidad tienen ciertas características que no vemos en otras temáticas, como la traducción financiera, la traducción médica o la traducción técnica.

Por ejemplo, ya que estos documentos tienen carácter legal (y en ocasiones vemos que están escritos a mano con una letra más o menos ininteligible), no podremos traducir algo de cuya escritura no estamos seguros. En estas ocasiones, deberemos anotar que no se puede traducir debido a esta razón.

Por último, recordamos que toda traducción jurada requiere de la firma y sello del traductor jurado para que sea legalmente válida ante los organismos oficiales donde vayamos a presentar los documentos.

✍ ¿Qué tipo de documentos requieren el trabajo de un traductor jurado?

Podríamos resumir la lista en aquellos documentos oficiales que necesitan ser presentados ante ciertos organismos, ya sea en España o en el extranjero, en otro idioma distinto al original.

La traducción jurada no solamente tiene lugar en procesos judiciales, como muchos pueden pensar: podemos necesitarla también para expedientes académicos, partidas de nacimiento, certificados de matrimonio, etc.

aprobar el examen para traductor jurado del MAEC

Mayor información de nuestros servicios editoriales aquí 

➞ Consigue tu traducción jurada en Enai

En Enai, agencia de traducción en Madrid, contamos con un equipo de traductores jurados nativos y con amplia experiencia. De esta forma, te aseguramos que la traducción jurada de los documentos que necesites será adecuada y no contendrá ningún error.

Somos una empresa que busca siempre la perfección. Por esa razón, estamos certificados en las normas ISO:17100: así te garantizamos que todas nuestras traducciones son de calidad y hechas por profesionales experimentados en el ámbito. Además, nuestra agencia siempre tiene por bandera la seriedad y el respeto por los plazos de entrega, incluso aquellos proyectos de máxima urgencia.

Si deseas consultarnos cuánto podría costarte una traducción jurada de un documento, puedes pedirnos presupuesto sin compromiso: evaluaremos las características del proyecto (traducción jurada, urgencia, número de palabras, combinación de idiomas, etc.) y nos pondremos en contacto contigo. ¡Estamos encantados de ayudarte!