?>

En Enai-e encontrarás a los mejores intérpretes de Madrid y de toda España, con experiencia y formación especializada en el área de la interpretación, quienes cuentan con las herramientas y equipos necesarios para lograr un trabajo de excelencia.

Un intérprete lingüístico es aquel que se encarga de cambiar y reproducir un discurso oral de un idioma a otro de manera sincrónica o diacrónica. Esta acción exige que sus especialistas dominen cualidades lingüísticas, académicas, personales y sociales que garanticen la calidad de su trabajo.

En esta entrega, mencionaremos algunas de las cualidades de un intérprete.

Las 8 cualidades de un buen intérprete

Realizar interpretaciones de un discurso oral es una acción compleja que exige muchos procesos cognitivos y sociales, pero especialmente de cualidades que deben ir acompañadas de una formación profesional especializada.

A continuación, mencionaremos 08 cualidades de un buen intérprete, esperamos que esta información te sea de gran ayuda.

1. Dominio de los idiomas

Un intérprete trabaja habitualmente con su lengua nativa, y tiene una preparación y dominio óptimo de un segundo idioma o de varios idiomas. Conoce su estructura, semántica y pronunciación a la perfección, para hacer las interpretaciones pertinentes del discurso oral.

Un intérprete escucha y habla el mismo idioma del emisor y el receptor del mensaje.

2. Capacidad de retención

El intérprete cuenta con una excelente memoria para recordar el discurso que escucha, asimilarlo, interpretarlo y adaptarlo con las herramientas y técnicas lingüísticas que domina para que pueda ser comprendido y se logre el proceso comunicativo.

Para desarrollar la memoria  y la capacidad de retención, los intérpretes pasan horas y horas de preparación y práctica.

3. Competencia sociocultural

Hay expresiones que pertenecen a determinados grupos sociales y para su comprensión deben ser asimiladas e interpretadas para que el emisor pueda comprender el mensaje, además, el idioma y la cultura son elementos que van de la mano.

Proverbios, chistes, refranes, lenguaje escatológico son  expresiones difíciles de interpretar, pero un profesional con la competencia sociocultural está en la capacidad de hacerlo.

4. Manejo de las herramientas tecnológicas

Un intérprete con formación, utiliza elementos profesionales para desarrollar su trabajo  y lograr que el proceso comunicativo sea efectivo. Por consiguiente, utiliza micrófonos, auriculares, software de interpretación, cabinas especializadas, ordenadores, entre otras herramientas.

5. Capacidad investigativa

Un intérprete antes de desarrollar su trabajo, investiga sobre el tema, conoce a los sujetos de la comunicación (emisor y receptor). Esto permitirá enriquecer el resultado de su proyecto.

6. Ética de intérprete

Un buen intérprete respeta  su profesión, realiza interpretaciones fidedignas al discurso original y respeta todos los elementos relacionados con su trabajo.

7. Capacidad de trabajar bajo presión y en equipo

Un profesional de la interpretación, debe trabajar en equipo, respetar las opiniones de cada uno de los sujetos relacionados en el proyecto, pero sobre todo, tendrá que trabajar bajo presión y posiblemente en largas jornadas laborales.

8. Habilidades comunicativas

Otra cualidad de un intérprete es tener habilidades comunicativas, saber estructurar el discurso, utilizar un tono de voz adecuado y contar con excelente pronunciación. La herramienta de trabajo de cualquier intérprete es su voz.

SOLICITA NUESTROS SERVICIOS DE
TRADUCCIÓN E INTERPRETACIÓN